La apostilla de la Haya es el sello que legaliza el documento, cuyo objetivo es facilitar y abreviar el procedimiento necesario para la autentificación de documentos, suprimiendo así el requisito de legalización diplomática y consular de los documentos públicos emitidos en un Estado suscrito a dicho acuerdo y que deba surtir efecto en otro también firmante. La adición de la apostilla queda regulada en el Convenio de la Haya de 5 de octubre de 1961.

La apostilla no es un documento adicional, sino un sello que legitima el contenido del propio escrito en el que está. 

Si el documento requiere apostilla, este trámite de apostillado debe ser anterior al la traducción jurada, ya que la apostilla también ha de traducirse. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× Contacta